jueves, 18 de agosto de 2016

Batalla: los errores que advierto tienen que ver con los fundamentos. Si el cuerpo técnico no los labura, no habrá magia. Un arquero joven necesita un par de partidos como figura para agarrar confianza, para que los errores no se hagan costumbre y fantasmas. A Batalla se le nubla el manual y el carácter en las pelotas aéreas.

Moreira: físicamente tiene un potencial admirable. Conceptualmente, es más ofensivamente que en el plano defensivo. En la marca, aplica más la intuición que los fundamentos. Tiene la capacidad de desnivelar con pelota y de buscar el espacio sin balón. Tiene la desventaja de no tener un socio permanente que le garantice el 2-1 contra el rival de turno.

Maidana: nada que decir que no se sepa de uno de los jugadores más regulares del fútbol argentino.

Mina: el perfil invertido no es un dato menor. Te cambia la percepción del campo y los tiempos de resolución. Si a eso le sumás que la espalda a cubrir hacia la izquierda es la de un lateral que defensivamente es desatento, se complica. El ecuatoriano tiene las herramientas para esperar, para cruzar. No tiene, por ahora, capacidad de anticipo. Veo más apto a Maidana para ser segundo central y a Mina primero. En todo caso, Mina puede sobrar y Maidana tomar al delantero más peligroso del rival, como hizo con Gignac. El juego aéreo, por lo menos en defensa, luce óptimo. La salida en corto, la conducción, es un aspecto que deberá mejorar.

Casco: para mí, el único rasgo positivo constante que aporta es la velocidad. Conceptualmente, suele pasar la línea de la pelota y del volante que juega por delante suyo de formas y en tiempos no adecuados. En defensa, mira más a la pelota que a su rival. Suele caer detrás del central y habilitar.

Ponzio: me gustó como jugó, sobre todo en la simpleza para repartir el juego, detalle en el cual suele ser deficitario. En el ST, sintió el cansancio. Resolvió por ubicación. Le sentó bien la poca movilidad de Pérez y esconderse como tercer central ante la incapacidad de quite de sus compañeros del mediocampo. Que no haya ido a presionar a cualquier lado es un buen indicio.

Fernández: asumió la conducción con sentido e incidió en el juego con la cancha de frente. Cuando se movió hacia la derecha de Ponzio, la raya lo limitó y lo expuso físicamente. No tiene capacidad de roce y retroceder con perfil invertido lo expone y perjudica a Moreira. Ofensivamente, creo que no llegó al área rival por un tema de resto.

Martínez: es el único jugador del mediocampo en condiciones de sacarse un hombre de encima. Juega a una velocidad superior a la de Fernández y D'Alessandro y cuando desnivela no tiene compañía. El hecho de que Driussi sea el acompañante de Alario le resta importancia a su capacidad de desborde, porque River no llega con la suficiente cantidad de jugadores al área rival.

D'Alessandro: dudar de su capacidad (más allá de que a algunos les haya parecido un crack y a otros un muy buen jugador, que no es lo mismo), es una locura. El punto es que el ritmo de los partidos, las características de los rivales que lo marcan y la función y los lugares que le pide ocupar el entrenador, son un combo que conspira contra los destellos de calidad que le quedan. Podrá hacer muy buenos partidos en ciertos contextos, pero pretender que sea un jugador desequilibrante de manera constante está cercano a la utopía.

Driussi: lo mejor se vio cuando salió para asociarse y encontró la posibilidad de remate. Punto. El hecho de no tener un volante que cambie el ritmo por el centro y depender de Moreira como nexo por derecha le quita chances de incidir en el juego. No es un jugador rápido, por ende, necesita que cambien el ritmo antes de que la pelota llegue a él.

Alario: sufre como ningún otro no solo el diseño, sino la idea y las características de los que intentan ejecutar ese plan. Es un jugador de manual, de fundamento puro, que cuando pudo controlar la pelota, resolvió bien. Ahora, Alario no es Palermo para tirarle 50 pelotazos por partido. Y Alario necesita del pase filtrado y el centro. Puede asociarse, claro está, pero todo lo mencionado lo desgasta. Alario necesita un compañero en su línea, sea para que éste lo nutra o para que Lucas arrastre marcas y fabrique huecos para los demás.


Aspectos colectivos.

River tiene 4 diestros naturales en defensa. Cuando el rival cambia de frente, el equipo lo sufre. Lo sufre también en la salida. Más allá de la capacidad de Casco para manejar la zurda, generalmente se pierde un tiempo cuando la salida es de derecha hacia izquierda. Cuando un central diestro es segundo zaguero, anuncia su resolución, caso Mina. Cuando un central zurdo conduce, caso Ramiro, no denuncia su intención. Puede conducir, puede cambiar de frente, puede lanzar un pelotazo frontal sin hacer un movimiento brusco, torpe. Es muy simple: el perfil te brinda un menú más amplio de opciones y te baja el grado de dificultad.

River es un equipo con solamente dos titulares capaces de sacarse un hombre de encima en velocidad: uno es Martínez y el otro es Moreira. El paraguayo juega demasiado lejos del arco como para que ese recurso sea una llave para abrir partidos de manera habitual. Y Martínez necesita de opciones de descarga para que esa capacidad de gambeta no muera en la intrascendencia. Un día, fabricará un chiche en una baldosa y la clavará al ángulo. Otro día, la mandará a la tribuna o la perderá. La foto que hay que ver es dónde están los compañeros cuando Martínez la agarra. Cuántos hay en el área, cuántos rompen línea sin pelota, cuántos se acercan.

Si Rossi le gana el puesto a Ponzio y Gallardo insiste con el formato y los nombres, River formará con 4 zurdos en el medio. No hay nada que no pueda trabajarse, pero insisto con el problema de los perfiles y con la ausencia de determinadas características. El equipo queda tuerto, se anuncia, avisa por dónde va, demora sus tiempos de resolución. La similitud de características en el mediocampo, más Driussi, provoca que River sea un equipo que dependa en exceso de la precisión en corto, como en esa jugada que define Martínez de media distancia tras varios pases. River no tiene las herramientas para jugar con dos delanteros contra centrales rivales para ganar en velocidad. No tiene esa ruta sencilla, ese juego directo. No tiene las alternativas para jugar un aclarado (armar sobre un sector y volcar el juego hacia el otro, como cuando Messi era extremo en Barcelona, o Robben en el Bayern). D'Alessandro y Andrade suelen recostarse sobre el lado ciego de la maniobra, pero tampoco son especialistas.

Ponzio tendrá muchos problemas si alguien no le hace sombra a la salida rival y River deberá estar atento a las características defensivas y edad de sus mediocampistas. Ponzio y D'Alessandro tienen poco en la batería y Fernández no es un jugador de gran stamina. Si River pierde la pelota y corre detrás de ella, lo va a sentir no solo en ese partido, sino en el transcurso de una temporada.

Será una aventura el tema de la presión. Gallardo deberá tatuarles a estos jugadores el compromiso que tuvieron Pisculichi, Mora y Teo en aquellos primeros partidos de su mandato. La reducción de espacios es la opción que impone la lógica, pero las características de los laterales tampoco aseguran que sea un plan mucho mejor.

Me parecieron lógicos los ingresos de Mora y Andrade y las salidas de Driussi y D'Alessandro. Creo que River necesitaba a Mayada en los últimos minutos, por características del rival, momento del partido y momento físico de Santa Fe, que viene de jugar la Suruga, pero el factor altura no se puede ignorar.

A la idea, le veo cosas buenas y malas, como a cualquiera. Gallardo realizó el diagnóstico correcto, que es recuperar el juego, la circulación. Los equipos se encuentran o se caen con el transcurso de los partidos. No se puede sentenciar ni en uno, ni e0n dos, ni en tres. El conocimiento, la empatía y los resultados son puntos a tener en cuenta ante la histeria reinante. Me dirán que River juega mal hace rato. Y les diré claro que sí, que juega muy mal hace rato. Pero hay que entender que este semestre comenzó otra historia, otra apuesta, con otro tipo de jugadores, con otra personalidad, etc.

Creo que el principal problema de River no es de individualidades, aunque está lejos de tener un plantel de estrellas, sino del flaco menú de variantes. La ausencia de un mediocampista por derecha natural y pensante. La ausencia de un delantero con desborde. La ausencia de un central zurdo. La ausencia de un enlace que pueda aportar gol cada dos o tres partidos. Gallardo es un tipo que cambia, y eso es muy bueno. Acierta y se equivoca, como todos, pero no se muere en un plan A. Su desafío será encontrar a tiempo quiénes son los 11 que mejor se relacionan entre ellos y con la idea, y ver si la idea original necesita matices o transformaciones, más allá de currículum vitae del jugador en cuestión.


Batalla: los errores que advierto tienen que ver con los fundamentos. Si el cuerpo técnico no los labura, no habrá magia. Un arquero joven necesita un par de partidos como figura para agarrar confianza, para que los errores no se hagan costumbre y fantasmas. A Batalla se le nubla el manual y el carácter en las pelotas aéreas.

Moreira: físicamente tiene un potencial admirable. Conceptualmente, es más ofensivamente que en el plano defensivo. En la marca, aplica más la intuición que los fundamentos. Tiene la capacidad de desnivelar con pelota y de buscar el espacio sin balón. Tiene la desventaja de no tener un socio permanente que le garantice el 2-1 contra el rival de turno.

Maidana: nada que decir que no se sepa de uno de los jugadores más regulares del fútbol argentino.

Mina: el perfil invertido no es un dato menor. Te cambia la percepción del campo y los tiempos de resolución. Si a eso le sumás que la espalda a cubrir hacia la izquierda es la de un lateral que defensivamente es desatento, se complica. El ecuatoriano tiene las herramientas para esperar, para cruzar. No tiene, por ahora, capacidad de anticipo. Veo más apto a Maidana para ser segundo central y a Mina primero. En todo caso, Mina puede sobrar y Maidana tomar al delantero más peligroso del rival, como hizo con Gignac. El juego aéreo, por lo menos en defensa, luce óptimo. La salida en corto, la conducción, es un aspecto que deberá mejorar.

Casco: para mí, el único rasgo positivo constante que aporta es la velocidad. Conceptualmente, suele pasar la línea de la pelota y del volante que juega por delante suyo de formas y en tiempos no adecuados. En defensa, mira más a la pelota que a su rival. Suele caer detrás del central y habilitar.

Ponzio: me gustó como jugó, sobre todo en la simpleza para repartir el juego, detalle en el cual suele ser deficitario. En el ST, sintió el cansancio. Resolvió por ubicación. Le sentó bien la poca movilidad de Pérez y esconderse como tercer central ante la incapacidad de quite de sus compañeros del mediocampo. Que no haya ido a presionar a cualquier lado es un buen indicio.

Fernández: asumió la conducción con sentido e incidió en el juego con la cancha de frente. Cuando se movió hacia la derecha de Ponzio, la raya lo limitó y lo expuso físicamente. No tiene capacidad de roce y retroceder con perfil invertido lo expone y perjudica a Moreira. Ofensivamente, creo que no llegó al área rival por un tema de resto.

Martínez: es el único jugador del mediocampo en condiciones de sacarse un hombre de encima. Juega a una velocidad superior a de Fernández y D'Alessandro y cuando desnivela no tiene compañía. El hecho de que Driussi sea el acompañante de Alario le resta importancia a su capacidad de desborde, porque River no llega con la suficiente cantidad de jugadores al área rival.

D'Alessandro: dudar de su capacidad (más allá de que a algunos les haya parecido un crack y a otros un muy buen jugador, que no es lo mismo), es una locura. El punto es que el ritmo de los partidos, las características de los rivales que lo marcan y la función y los lugares que le pide ocupar el entrenador, son un combo que conspira contra los destellos de calidad que le quedan. Podrá hacer muy buenos partidos en ciertos contextos, pero pretender que sea un jugador desequilibrante de manera constante está cercano a la utopía.

Driussi: lo mejor se vio cuando salió para asociarse y encontró la posibilidad de remate. Punto. El hecho de no tener un volante que cambie el ritmo por el centro y depender de Moreira como nexo por derecha le quita chances de incidir en el juego. No es un jugador rápido, por ende, necesita que cambien el ritmo antes de que la pelota llegue a él.

Alario: sufre como ningún otro no solo el diseño, sino la idea y las características de los que interpretan esa idea. Es un jugador de manual, de fundamento puro, que cuando pudo controlar la pelota, resolvió bien. Ahora, Alario no es Palermo para tirarle 50 pelotas por partido. Y Alario necesita del pase filtrado y el centro. Puede asociarse, claro está, pero todo lo mencionado lo desgasta. Alario necesita un compañero en su línea, sea para que éste lo nutra o para que Lucas arrastre marcas.


Aspectos colectivos.

River tiene 4 diestros en defensa. Cuando el rival cambia de frente, el equipo lo sufre. Lo sufre también en la salida. Más allá de la capacidad de Casco para manejar la zurda, generalmente se pierde un tiempo cuando la salida es de derecha hacia izquierda. Cuando un central diestro es segundo zaguero, anuncia su resolución, caso Mina. Cuando un central zurdo conduce, caso Ramiro, no denuncia su intención. Puede conducir, puede cambiar de frente, puede lanzar un pelotazo frontal sin hacer un movimiento brusco, torpe. Es muy simple: el perfil te brinda un menú más amplio de opciones y te baja el grado de dificultad.

River es un equipo con solamente dos titulares capaces de sacarse un hombre de encima en velocidad: uno es Martínez y el otro es Moreira. El paraguayo juega demasiado lejos del arco como para que ese recurso sea una llave para abrir partido de manera habitual. Y Martínez necesita de opciones de descarga para que esa capacidad de gambeta no muera en la intrascendencia. Un día, fabricará un chiche en una baldosa y la clavará al ángulo. Otro día, la mandará a la tribuna o la perderá. La foto que hay que ver es dónde están los compañeros cuando Martínez la agarra. Cuántos hay en el área, cuántos rompen línea sin pelota, cuántos se acercan.

Si Rossi le gana el puesto a Ponzio y Gallardo insiste con el formato y los nombres, River formará con 4 zurdos en el medio. No hay nada que no pueda trabajarse, pero insisto con el problema de los perfiles y con la ausencia de determinadas características. El equipo queda tuerto, se anuncia, avisa por dónde va, demora sus tiempos de resolución. La similitud de características en el mediocampo, más Driussi, provoca que River sea un equipo que dependa en exceso de la precisión en corto. No tiene las herramientas para jugar con dos delanteros contra centrales rivales para ganar en velocidad. No tiene las alternativas para jugar un aclarado (armar sobre un sector y volcar el juego hacia el otro, como cuando Messi era extremo en Barcelona, o Robben en el Bayern). D'Alessandro y Andrade suelen recostarse sobre el lado ciego de la maniobra, pero una cosa es recurso y otra sistema.

Ponzio tendrá muchos problemas si alguien no le hace sombra a la salida rival y River deberá estar atento a las características defensivas y edad de sus mediocampistas. Ponzio y D'Alessandro tienen poco en la batería y Fernández no es un jugador de gran stamina. Si River pierde la pelota y corre detrás de ella, lo va a sentir no solo en ese partido, sino en el transcurso de una temporada.

Será una aventura el tema de la presión. Gallardo deberá tatuarles a estos jugadores el compromiso que tuvieron Pisculichi, Mora y Teo en aquellos primeros partidos de su mandato. La reducción de espacios es la opción que impone la lógica, pero las características de los laterales tampoco aseguran que sea un plan mucho mejor.

Me parecieron lógicos los ingresos de Mora y Andrade y las salidas de Driussi y D'Alessandro. Creo que River necesitaba un Mayada en los últimos minutos, por características del rival, momento del partido y momento físico de Santa Fe, que viene de jugar la Suruga.

A la idea, le veo cosas buenas y malas, como a cualquiera. Los equipos se encuentran o se caen con el transcurso de los partidos. No se puede sentenciar ni en uno, ni en dos, ni en tres. El conocimiento, la empatía y los resultados son puntos a tener en cuenta en la histeria reinante. Me podrían decir que River juega mal hace rato. Y les diré claro que sí. Pero hay que entender que este semestre comenzó otra historia, otra apuesta, con otro tipo de jugadores, con otra personalidad, etc.

Creo que el principal problema de River no es de individualidades, aunque está lejos de tener un plantel de estrellas, sino del flaco menú de variantes. La ausencia de un mediocampista por derecha natural y pensante. La ausencia de un delantero con desborde. La ausencia de un central zurdo. Gallardo es un tipo que cambia, y eso es muy bueno. Acierta y se equivoca, como todos. Su desafío será encontrar a tiempo quiénes son los 11 que mejor se relacionan entre ellos y con la idea, más allá de currículum vitae del jugador en cuestión.


miércoles, 17 de agosto de 2016

A LA GENERACIÓN ETERNA

Yo no me voy a olvidar de Guillermo Vecchio, aunque para algunos sea mala palabra, porque fue el primero que les hizo creer, buscar y descubrir lo que podían dar.
Yo no me voy a olvidar de Gabriel Riofrío, porque sigue jugando con éstos chicos en los sueños, porque ellos nunca dejan de soñar, nunca dejan de jugar, nunca dejan de ser equipo.
Yo no me voy a olvidar de la volcada de Chapu sobre Garnett, porque ese día la risa mató al miedo.
Yo no me voy a olvidar de la lesión de Manu ni de los árbitros en la final, porque ese día les enseñaron y nos enseñaron que no hay camino sin piedras.
Yo no me voy a olvidar de Herrmann como superhéroe invitado. No me voy a olvidar de que Walter, el ser humano, resucitó dos veces.
Yo no me voy a olvidar del tiro de Chapu contra España, porque ese día nació el tiro contra Brasil.
Yo no me voy a olvidar de Delfino y sus siete operaciones. Ni de saberlo encerrado en una habitación sin luz. Solo así recordaré cuánto iluminó su sonrisa la noche que volvió.
Yo probablemente me olvide del diente horrible de Oberto, pero no de su dedo roto.
Yo no me voy a olvidar de lo que hicieron por sus compañeros, por quienes se sumaron con el tiempo, por sus colegas y por los que todavía ni siquiera empezaron a jugar.
No me voy a olvidar de Scola y su lección gratuita de valores y periodismo al diario Olé.
Probablemente, alguna vez me olvide o me confunda si ganaron una dorada, una plateada, quién de ellos jugó en la NBA, el nombre de sus rivales o hasta el color de la camiseta. Es más, cuando mis nietos me pidan que les cuente sobre las victorias contra Estados Unidos, probablemente les pregunte si eso realmente sucedió y les pida pruebas irrefutables. De todo lo demás, yo no me voy a olvidar, porque no está en mi memoria... Está en mi alma. Y lo que se lleva en el alma no siempre se dice, pero siempre se siente. Yo no me voy a olvidar ni con Alzheimer, porque los reconocerá mi corazón.

Selección Argentina de Básquetbol (199yAlma-Eternidad).

domingo, 22 de diciembre de 2013

EL FÚTBOL ARGENTINO ESTÁ EN COMA 4


MATÍAS MUZIO


NATURALIZARON EL DESASTRE
 


LOS 5 GRANDES


RIVER (la mentira del campeonato económico)


Al cierre del último Balance (agosto; se presentó en noviembre), el pasivo era de $ 383.849.564 (el corriente anclaba en $ 342.377.749). A diciembre, el pasivo trepó a los 425 millones de pesos y se estima que a comienzos del próximo año alcanzará los 450 millones.


El ejercicio cerró con un déficit de $ 60.520.530 gracias a que se contabilizó una supuesta oferta por Lanzini, al que se valuó en $ 32.752.539. De lo contrario, el déficit hubiera sido de $ 93.237.069.


Lo que hicieron con el pase de Lanzini lo habían realizado un año antes con el de Rogelio Funes Mori. La maniobra está prohibida por el Plan General de Contabilidad de la AFA. El documento remarca que “no están permitidas, en ningún caso, las valuaciones sobre la base de cotizaciones propias, tasaciones, ni cartas de intención de compra recibidas de otros clubes, dado que no configuran realmente una transacción”.


Desde agosto pasado, a la gestión Passarella le rechazaron cheques por carecer de fondos por $ 15.545.294,42, algo inaudito en la historia del club. En sus primeros días de gestión, la nueva CD levantó cheques por $ 18 millones. Los recursos en caja eran ínfimos. El déficit operativo mensual se acerca a los $ 12 millones.


En los últimos días de su mandato, la gestión anterior emitió cheques por $ 140 millones, el equivalente a 3 años de ingresos por derechos de TV. De acuerdo a la flamante conducción hay, en calle, $ 310 millones en cheques a pagar. En enero deberán cubrir 96 millones y en febrero 87.


Entre el Credicoop y el COMAFI, River tiene compromisos asumidos por más de 47 millones de pesos. La gestión Passarella también tomó préstamos con Unicred, Proyectar Limitada y Blue Capital, ofreciendo como garantías la explotación de los contratos con BBVA Francés,  Adidas y Fútbol para Todos.


Passarella se jactó de que la mayoría de los jugadores eran 100% de River. No es cierto. Y lo que es peor: ninguna de las principales promesas pertenece al club en su totalidad. De Álvarez Balanta , Pezzella, Andrada, Kranevitter, Ramiro Funes Mori, Tomás Martínez, Kaprof y Mammana tiene el 80; de Driussi y Pugh el 75. De Abecasis, hoy a préstamo en Quilmes, tiene el 50. El 25 pertenece a Roberto Sanjuan, a quien, casualmente, le corresponde el 30% de Ezequiel Straccia, un juvenil que Newells no tenía en cuenta y que luego de 2 años ni siquiera se entrenó con la 1ª. De Cirigliano tiene el 80. Un 10 pertenece a Calcio Sudamerica S.A. Casualmente, esa firma es titular del 40% de otro juvenil que llegó a River: Mauro Mallorca. De Lanzini y de Vangioni tiene el 80, de Bottinelli el 60; de Teo, Rojas y Mercado el 50.



Aún no canceló las demandas que le iniciaron Villarreal e Independiente de Ecuador, club de origen de Juan Cazares, de quien se tuvo que deshacer por no tener en cuenta al cupo de extranjeros a la hora de incorporar. Así, casi que terminó regalando a Carlos Sánchez y Adalberto Román. Hace 5 años que no sale campeón en 1ª, se fue al descenso, terminó en el puesto 17 y no jugará la Copa Libertadores.

Por si fuera poco, en las últimas horas se conoció que Passarella y Turnes son investigados en la causa "canje". http://www.ole.com.ar/river-plate/futbol/titulo_0_1052294779.html



INDEPENDIENTE



El pasivo al cierre del último Balance asciende a $ 392.697.918,89. Casi el 75% corresponde al corriente. Se aprobó en Asamblea 25-23. Hubiera terminado empatada en 24 de haberse contabilizado correctamente el voto negativo del asambleísta Riveiro. El tesorero Felice fue agredido cuando se retiraba.


El club está considerado deudor irrecuperable por los Bancos Macro y Mariva. Ambas entidades le iniciaron juicio. Solicitan, en total, una cifra cercana a los 47 millones de pesos.


Desde febrero de 2009 hasta diciembre de 2012 le rechazaron cheques por 20.782.025,16. Solamente abonó el 10%. También es deudor categoría 4 de ARBA.


La gestión Cantero ilusionaba, pero aumentó el pasivo, el club participó de pases triangulados,  descendió y cuando Florencia Arietto pidió dar un paso más contra los violentos, el presidente prescindió de sus servicios.


Llegó a pagarle a 8 entrenadores a la vez: Menotti, Garnero, Gallego, Ramón Díaz, Cristian Díaz, Mohamed, Brindisi, De Felippe.


El estadio no está terminado. No tiene muchos jugadores para vender en cifras elevadas y aún debe solucionar la deuda por el pase de Leonel Núñez. De lo contrario, se expone a la quita de puntos.


RACING


Al cierre del último Balance registra un pasivo de $ 133.030.906. Casi 57 millones corresponden al corriente. Tiene compromisos adquiridos con entidades bancarias por más de $ 10 millones.

Culmina un año a puro terremoto desde lo institucional. La pelea Molina-Cogorno finalizó con Blanco en la presidencia.


En lo deportivo, el equipo no cumplió con las expectativas. Out Zubeldía, out Ischia, velas a Mostaza. Terminó penúltimo. No sale campeón desde 2001. Y por si fuera poco, el club fue noticia en la sección policiales por la muerte de Nicolás Pacheco en la sede de Villa del Parque.


SAN LORENZO


El pasivo al cierre del último Balance es cercano a los 170 millones de pesos. Si bien la gestión Lammens-Tinelli mejoró la situación del club, está lejos de ser ideal. En 2013 acumula cheques rechazados por 4.364.200,40. Lo que parecía el final perfecto desde lo deportivo se alteró con la salida de Pizzi.


BOCA 
 
El pasivo al cierre del último Balance es de 176 millones de pesos. Está en un pozo deportivo. Fue penúltimo en el Final 2013 y no pudo clasificarse a la Libertadores 2014. El de las barras es un problema que no pudo solucionar. Angelici ya manifestó que se impone la venta de un par de jugadores.


EL RESTO


ALL BOYS


Entre septiembre de 2012 y diciembre de 2013 emitió 336 cheques que fueron rechazados por carecer de fondos por $ 11.242.767,63. Durante el año, llegó a tener deudas de 4 meses con los jugadores. También con empleados de inferiores. Lucha por no descender. Arrastra dos pedidos de quiebra asignados el 5 de diciembre (causas 35448 y 35449; asentadas en el Juzgado Nº 23).


ARGENTINOS JUNIORS


El pasivo al cierre del último Balance es de $ 73.251.958,58. El déficit del ejercicio superó los $ 10 millones. Tiene un patrimonio neto negativo superior a los $ 4 millones. Lucha por no descender. Perdió a Caruso Lombardi al finalizar el torneo.


COLÓN



Colapsó en la segunda mitad del año. Desde el 30/8 hasta el 13/12 emitió 257 cheques que fueron rechazados por carecer de fondos por un total de 6.838.103,57. Renunció el presidente Lerche. Por una deuda millonaria, el plantel no se presentó a jugar contra Atlético de Rafaela. Por no pagar el pase de Falcón fue penado con descuento de puntos. Proyecta un pasivo cercano a los $ 120 millones. Lucha por no descender.



ESTUDIANTES


El incremento de su pasivo no se detiene. Al cierre del último Balance ancla en $ 167.200.000


GIMNASIA


Al cierre del último Balance registra un pasivo de $ 75.034.014,46. Debe afrontar una decena de juicios importantes que amenazan con desestabilizar aún más su economía.


NEWELLS


Solo en lo que refiere a la deuda homologada en la Convocatoria de Acreedores debe hacer frente a $ 70 millones. Lo bueno: lo pagará en 8 años en cuotas semestrales.


QUILMES


Pasivo al cierre del último Balance: 72 millones. En abril, el plantel no se presentó a entrenar por las deudas contraídas por la dirigencia. También pararon los empleados del club.



ROSARIO CENTRAL


Pasivo estimado: 110 millones de pesos.


VÉLEZ (lejos de ser un club modelo)


Pasivo al cierre del último Balance: $ 171.358.441.  Pasivo Corriente: $ 136.294.383. Déficit: $ 42.873.253.


Antes del partido ante San Lorenzo, encontraron en el estadio pirotecnia y bebidas alcohólicas. 

En abril, hallaron muerto cerca de la herrería a Diego Bogado: http://www.infobae.com/2013/10/23/1518318-un-video-complica-velez-el-crimen-diego-bogado


EL MEJOR



LANÚS



Pasivo exigible casi nulo y superávit en el ejercicio superior a $ 25 millones.



Lanús es uno de los clubes que puede realizar incorporaciones de cara al próximo torneo. Los otros: Arsenal, Atlético de Rafaela y Belgrano.



A esa lista, se sumarían en los próximos días Godoy Cruz, Olimpo y Tigre, que tienen deudas manejables.


ASCENSO


Ninguno de los clubes del Nacional B está en condiciones de incorporar jugadores de acuerdo a lo informado por la AFA.


BANFIELD


La gestión Portell dejó un pasivo cercano a los 110 millones de pesos y una catarata de cheques que fueron rechazados por carecer de fondos. Entre marzo de 2012 y agosto de 2013 le rechazaron 289 por carecer de fondos por un total de $ 4.622.203,91. La gestión actual aún trabaja para tratar de equilibrar las cuentas.


INSTITUTO


Contempla presentarse en Convocatoria de Acreedores.

Otro club que tiene un pasivo muy elevado es Huracán.

lunes, 22 de noviembre de 2010

RIVER, ¿QUIÉN SERÁ TU HÉROE EN ESTE LÍO?

Está a punto de cumplirse un año de la gestión Passarella. Hace poco divisé al querido Groucho vagando por el Monumental, silbando una melodía que se confundía con el viento, y que a los pocos segundos se tatuó lacerante en mi memoria. Rezaba: "¿Era todo?, pregunté (soy un iluso). No nos dimos nada más, sólo un buen gesto. Mordí el anzuelo una vez más (siempre un iluso). Nuestra estrella se agotó y era mi lujo..."

Groucho no usaba su tradicional smoking. Simplemente una camiseta de River modelo 96-97. Cuando me acerqué, me dijo: "Voy a darle vacaciones a mi ironía al menos hasta junio del año que viene, pibe. No puede acompañarme en un momento tan duro. A veces me da la sensación de que estamos cruzando un pantano en bicicleta y marcha atrás". Fue la última vez que sonrió. Sacó un montón de papeles y arrancó: "Así está River, por favor tome nota de mi amargura..."

BALANCE

El Balance que se aprobó en reunión extraordinaria de CD el viernes 12 de noviembre refleja el mayor déficit de un ejercicio en la historia del club y del fútbol argentino: 79.828.156 pesos, correspondientes al período 2009/2010 (3 meses de gestión Aguilar y 9 de gestión Passarella).

El pasivo alcanza los 216.827.799 pesos. Una cifra escandalosa. Pero hay algo peor: el pasivo corriente –las deudas a cancelar en un año- es de 191.721.760 pesos. Y recordemos que al documento le fijaron el stop en agosto, por lo que los números actuales serían mayores.

Del aumento del pasivo en casi 90 millones de pesos, la actual gestión se dijo responsable, en la página oficial, de al menos 68.822.000 pesos. El patrimonio neto cayó estrepitosamente: de 100.322.315 pesos a 20.494.059 pesos.

Pero hay que prestarle atención a un curioso detalle que emerge del Balance: “A los efectos de la presentación comparativa se efectuaron reclasificaciones sobre los estados contables del ejercicio anterior”. De no ser por este recurso, por ejemplo, el déficit del ejercicio hubiera sido aún superior. Veamos:

*El último ejercicio de Aguilar había arrojado un déficit de 41.014.658 pesos, aunque en el cuadro comparativo se referencia una pérdida de 43.289.273.

*También hay variaciones en el pasivo que se toma como referencia. En el Balance 2008/09 ancla en 127.026.313 pesos, mientras que en el actual se dice que fue de 130.432.758 pesos.

River arrastra deudas vencidas por 57.166.075 pesos y debe afrontar obligaciones a 6 meses por 53.097.260 pesos. Pese a haber reducido sensiblemente la cantidad de contratos de futbolistas profesionales (en gran parte gracias a que se terminaban esos vínculos y no había necesidad de renovarlos), River terminó gastando, en ese ítem, más que en el ejercicio anterior. Tampoco pudo controlar el déficit operativo mensual e incluso aumentó los gastos administrativos.

Muchos hablan de la pesada herencia, y es cierto. Por caso, la gestión Aguilar cobró por adelantado algunos recursos que le correspondían a Passarella y cía, pero al menos que se vea capacidad de gestión, ¿no? Nadie pedía superávit o bajar el pasivo en 60 millones de pesos, pero tampoco cerrar el peor ejercicio de la historia. Otras dirigencias encontraron clubes devastados a un nivel similar -caso Lorente en Newell’s- y sus primeros ejercicios ya evidenciaron notables mejoras.

En el Balance 2009/2010 no se informa detalladamente la distribución de los derechos económicos de los pases de los futbolistas. En el Balance anterior, se hacía referencia a la división de los derechos económicos de los siguientes pases:

Paulo Ferrari. El 80% de Beafourt & Balmer. El resto, de Rosario Central.
Gustavo Bou: 50% a Villarreal, 10% a Luis Luzzi.
Mauro Díaz: 10% al Centro Cultural Don Bosco de Entre Ríos.
Andrés Ríos: 50% a Villarreal, 15% a Lucas Scriminacci, 15% a Sívori y Asociados.
Nicolás Domingo: 30% al Club Ernesto Duchini.
Damián Lizio: 50% a Villarreal.
Ángel Emanuel Luna: 25% al jugador.
Gonzalo Olid Apaza: 15% al jugador.

¿Hubo alguna modificación en la composición de los pases? ¿Por qué no se informó? ¿No se les había otorgado una parte de los derechos económicos de los pases de Cirigliano y de Lanzini a sus familias porque se especulaba que podían emigrar por la Patria Potestad?

Otra perlita surge en el ítem “seguridad y vigilancia”. En el ejercicio anterior se gastaron 5.834.906 pesos, y en el flamante, 7.274.362 pesos. Passarella decidió borrar de un plumazo a SISEG, la empresa que brindaba seguridad en la era Aguilar (y que no era bien vista por los socios). Pero su vehemencia expuso a River a una demanda que fue presentada este año.

INFORME DE LA AUDITORA

Las supuestas soluciones pasan por el refinanciamiento de la deuda, la venta de futbolistas y la aplicación del fideicomiso. Pero... La auditora en su informe señala: “La Asociación (River) presenta un capital de trabajo negativo de 152.392.571 pesos, que sumado al déficit operativo que aún registra mensualmente plantea dudas acerca de su capacidad para cancelar sus pasivos sin necesidad de refinanciarlos y/o reestructurarlos o mediante la venta de derechos económicos del plantel de fútbol profesional. No estamos en condiciones de estimar si tendrán éxito los planes impuestos por la CD ni sobre el potencial impacto en la capacidad de la Asociación para cancelar sus pasivos en los términos que se encuentran contabilizados y expuestos”.

DENUNCIAS CONTRA AGUILAR E ISRAEL

La actual CD decidió llevar a la justicia a Aguilar e Israel por una supuesta irregularidad derivada de la transferencia de Belluschi, que sirvió para cancelar una deuda con Pini Zahavi, la cara visible del caso Locarno. La causa está radicada en el Juzgado Nº 52, a cargo del Dr. Fernando Spano.

Desde el oficialismo señalan que se canceló una deuda con un activo que valía al menos 3 veces más.

A su vez, en la Nota Nº 15 del Balance 2009/10, se remarca que River fue notificado en octubre de este año de un reclamo por daños y perjuicios por 1.800.000 dólares por incumplimiento de contrato. La demanda la realizó la firma The Game SRL y refiere al contrato suscripto por la CD de Aguilar para jugar un partido contra Boca en Bolivia.

Como perlita, vale recordar que dos de los dirigentes más cercanos a Passarella, el vice Turnes y el tesorero Renzi, eran miembros claves de la Comisión Fiscalizadora que le aprobaba los Balances a Aguilar y cía.

PRESUPUESTO 2010/11.

La gestión Passarella registra varios tics aguilaristas. Uno es ver a River como parte de pases triangulados. Otra, confeccionar presupuestos imposibles de respetar. El presupuesto 2010/11 plantea:

• Aumento del 30% en las cuotas sociales a partir de marzo de 2011.
• Aumento del 25% en la renovación de abonos a palcos y plateas.
• Incremento del 20% en las entradas a partir del 1 de febrero de 2011

¿Sabrán sobre estos 3 puntos el socio y el hincha?

Pero… falta lo mejor, o lo peor: el presupuesto se basó en la premisa de que River sería el campeón del presente torneo, de que finalizará entre los 4 primeros el próximo y de que será semifinalista de la Libertadores 2011 (que seguramente no jugará). Todo por un superávit de 1.540.000 pesos. El presupuesto ya es imposible de respetar. Seguramente, Passarella tampoco imaginaba pagarle a 3 entrenadores en un año: Astrada, Cappa y López.

SITUACIÓN BANCARIA

River es deudor del Banco Credicoop, al período 9/2010 por 21.238.600 pesos. El 21 de septiembre pasado le rechazaron un cheque por carecer de fondos por primera vez en muchísimo tiempo (algo que no sucedió ni siquiera en el peor lapso de la administración Aguilar).

Además, según la Central de Deudores del Sistema Financiero del Banco Central, le restan cancelar cheques rechazados por defectos formales por un total de 1.064.233, 28 pesos, la gran mayoría correspondientes a la gestión Aguilar.

Al cierre del ejercicio, figuran préstamos bancarios garantizados con el contrato de Petrobras, “con la cesión de derechos, créditos, derechos al crédito y acciones que le competan a la Asociación en su carácter de comercio adherido a los sistemas de tarjeta de crédito Cabal, Visa y First Data Cono Sur S.A., proveniente de cuotas sociales y de cualquier otro concepto cuyo pago sea efectivizado bajo la modalidad de débito automático a partir del 28-12-2009”, con parte del contrato con Adidas y con los derechos de TV.

Además, figura un préstamo de parte de Torneos y Competencias por 78.146 pesos, garantizado con parte del contrato con Adidas y con los ingresos derivados del convenio entre River y Compañía de Marcas y Emprendimientos S.A. ¿Cómo le caerá esto a los nuevos popes del fútbol, pibe?

Otra perlita. En la Nota Nº 11 del Balance, se remarca que “la Asociación recibió préstamos de miembros de la CD por 880 mil pesos que, al 31/8/2010, mantenía como pasivo expuesto en el rubro Deudas Financieras del Pasivo Corriente”. No dice quiénes aportaron el dinero ¿Se vinculará al salvavidas que arrojaron Solassi y cía cuando Ferrero se quiso tomar el palo porque no le habían pagado lo prometido, pibe?


SITUACIÓN JUDICIAL

Como si hiciera falta, River carga con un pedido de quiebra. La causa lleva el Nº 39143/2010 y fue iniciada por Cooperativa de Crédito y Vivienda Centro Comerciantes de Liniers Limitada. Está radicada en el Juzgado Comercial Nº20 a cargo del Dr. Eduardo Emilio Malde. Fue asignada el 8 de octubre y el 12 del mismo mes se iniciaron los trámites en el Juzgado.

No es la única demanda que le iniciaron a River durante 2010. Al 31-8-2010 se encontraban embargados fondos depositados en cuentas corrientes locales por 797.554 pesos. Los embargos fueron generados por órdenes judiciales motivados por juicios laborales.

PARECIDOS CON AGUILAR A LA HORA DE NEGOCIAR CON EMPRESARIOS

El "Aguilarato" fue un collage infinito de desencantos, pero tuvo su Everest en las relaciones carnales con grupos empresarios. Uno de los episodios más recordados fue el bautizado "Caso Hardoy". Ricardo Hardoy es un empresario que intentó adquirir parte de los pases de 16 juveniles (entre ellos, Carrizo, Higuaín y Buonanotte) en apenas 3 millones de dólares, a pagar en cómodas cuotas. Al momento de realizar la oferta, Hardoy estaba siendo juzgado por quiebra fraudulenta en la causa Nº 752/1923, asentada en el Tribunal Criminal Nº 5 de San Isidro. Cuando la noticia aterrizó en River, se informó que el inversor que negociaba con el club era Ardoy, sin H. La maniobra no arrojó resultados positivos. La operación se desinfló como un globo de cumpleaños sin anudar. La oferta de Hardoy fue acercada a River por Gustavo Murillo, entonces miembro de la Comisión Fiscalizadora. Luego, Murillo se convirtió en uno los inversores en San Lorenzo durante la era Savino. Durante los últimos meses se contactó varias veces con Passarella para trasladar esos jugadores a Núñez.

El actual presidente de River también ha negociado con Hidalgo (ex socio de Zahavi, akka Don Locarno), con Pires y con Kia Joorabchian la posible venta de Funes Mori, etc. Siempre los mismos, pibe.

FIDEICOMISO

Gran parte de la solución que planteaba Passarella, tanto para enriquecer el plantel como para cancelar el pasivo y realizar obras, se concentraba en el éxito del Fideicomiso Futuro Millonario 1, que tenía como objetivo recaudar 20 millones de dólares.

Hoy, el fideicomiso corre serios riesgos. Las chances de que salga, al menos durante 2010 y por los famosos 20 millones de dólares, son escasas. Una calificadora de riesgo recomendó que, de implementarse, debería hacerse por menos del 30% del deseo.

En las últimas horas, se intensificaron las negociaciones entre Passarella y Scioli, para que el gobernador intercediera ante el Banco Provincia (Bapro Mandatos y Negocios SA), el encargado de avalar la operación y quien administraría las inversiones minoristas, mientras que las mayoristas estarían a cargo de Nápoli Sociedad de Bolsa.

Empresarios del rubro “Carnes”, vinculados al vicepresidente Solassi, ya invirtieron en River 10.512.000 dólares en materia futbolera. El Fideicomiso era el instrumento pensado para cancelar esa deuda. La CD les garantizó cubrir hasta 12 millones de dólares.

Las garantías de la inversión son: 10% de los derechos económicos sobre los pases de 35 futbolistas hasta cubrir 12 millones de dólares; el 50% de los ingresos derivados de la explotación de los palcos que se construirán en la tribuna Centenario, hasta alcanzar los 2.500.000 dólares; el 35% del contrato “Fútbol para Todos”; el 40% derivado de la explotación de los palcos de las plateas Belgrano y San Martín hasta alcanzar 1.800.000 dólares; el convenio con Adidas hasta alcanzar los 2.600.000 dólares y la cesión del 40% sobre los derechos de formación de varios juveniles con gran proyección.

Uno de los impulsores del fideicomiso es Juan Nápoli, uno de los empresarios a quien recurrió Passarella cuando estaba desesperado por la incorporación de Mauro Rosales.
Otra perlita: Juan Nápoli, en las últimas elecciones, fue candidato a vocal suplente en la lista de Rodolfo D’Onofrio (según Passarella la continuación de Aguilar -el peor presidente de la historia, agrega Groucho a los gritos-).

TRANSFERENCIAS

En el libro de pases veraniego, recuerde que le marqué, pibe, la triangulación a la cual fue sometido el pase del paraguayo Rodrigo Rojas. El 29 de enero de 2010, según el expediente Nº 36322 de la Asociación Uruguaya de Fútbol, Olimpia le cedió a préstamo el pase de Rojas a Fénix de Montevideo hasta el 30 de junio de 2011. El 2 de febrero, según lo sustentan los documentos de la misma asociación, Fénix le envió el certificado de transferencia internacional a la AFA., que también dio cuenta de la maniobra en el expediente Nº 106217.

La llegada de Rodrigo Rojas a River lució como padrino de operaciones, entre otros, a Ricardo Cosentino, integrante de la firma Full Play. Cosentino es un histórico hombre de confianza del actual presidente riverplatense.

Pero las triangulaciones no son apenas una novela de verano. En esta ocasión le traigo el curiosísimo caso de Gustavo Cabral.

Según la Gerencia del Registro de Jugadores de la AFA, en su Boletín Complementario Nº 29/2010, River le cedió el pase de Cabral a… Arsenal de Sarandí. Así lo sustenta el expediente Nº 102684.

Fue el club presidido por el hijo del presidente de la AFA el que envió el pase internacional a México, para que Cabral pudiera jugar en Estudiantes Tecos, “a préstamo sin cargo y sin opción hasta el 30-6-2011”, según se desprende del expediente Nº 106978.

El 26 de julio, Cabral protestaba en México porque no había podido debutar en la 1º fecha y culpaba a River de no enviar el tránsfer. Lo hacía ante el periodista Rodrigo Medero, del sitio mediotiempo.com

Actorazo. Veinte años atrás lo llamaban para una novela con Verónica Castro y, en mi época, seguro era galán de Libertad Lamarque. En una triangulación, todos están al tanto: los clubes, las asociaciones y también el futbolista.

¿Podrán explicar los dirigentes de River, de Arsenal e incluso desde la AFA porque se trianguló un pase entre equipos argentinos? Bueno, quizás Jules lo explique en FIFA. Mire, pibe: http://www.pagina12.com.ar/diario/deportes/8-157118-2010-11-19.html

Gustavo Canales fue el “9” que eligió Passarella a principios de año. Seis meses después, ya se había alejado del club. Lo insólito es que dirigentes de River se refirieron públicamente a negociaciones para cederlo a Newells y a Deportivo Quito cuando, según el expediente Nº 106216 de la Gerencia del Registro de Jugadores de la AFA, Canales ya había sido reintegrado a la Unión Española. En Chile, el por entonces titular de Unión Española, Jorge Segovia, confirmaba el regreso del delantero porque “River no pudo afrontar los gastos de la operación”.

Se podría decir que Canales pertenece a los refuerzos “falopa” que tanto criticó Passarella y que jugaron o juegan poco y nada: Rojas, Ballón, Abecasis, Caruso, Arano.

En el último receso, River buscó refuerzos en Europa. Allí, especialmente en Italia, Don Barend se presentaba ante los medios como "consultante" (asesor) de River y del presidente del club.

El hombre tiene apellido: Krausz. Conoce al presidente desde cuando el ex DT de la selección jugaba en el Calcio.

Por caso, el 15 de agosto, ante tuttomercatoweb, declaraba con total autoridad que River no tenía intenciones de vender a Funes Mori.

¿Quién es este hombre? Un cazatalentos especializado en Sudamérica, según supo definirse. Pero anote esto: fue uno de los apellidos centrales en la causa que investigó el escándalo de los pasaportes truchos en Italia a comienzos de siglo ¡¿Se acurda lo qué fue eso!? A Barend se lo nombró, especialmente, en el caso de Álvaro Recoba. El uruguayo terminó siendo condenado en mayo de 2006 por utilizar un pasaporte falso...

Sabe, pibe... Algunos de los que estaban en las negociaciones por los pases me decían: "Ahora no creo que sea haga, esto tiene una barend de aquellas".

SITUACIÓN DEPORTIVA

Está comprometido con el promedio como nunca en su historia. Y si zafa raspando ésta temporada, también quedará comprometido para la 2011/12.

Otro punto a remarcar es la gestión personalista que lo llevó a no contratar a Ramón Díaz cuando toda la CD lo quería y, ahora, a Gallego.

LA BARRABRAVA
Los jefes de la barra “oficial”: Martín Araujo, aka “Martín de Ramos”, y Héctor “Caverna” Godoy, no figuraron en la lista de derecho de admisión que River le suministró a la SUBSEF. Hoy la barra está dividida entre la oficial, la del Oeste y la de los Patovicas. Ya hubo enfrentamientos luego de una misa en memoria de Gonzalo Acro y por una bandera gigante estrenada en el superclásico que habría costado una fortuna. Fíjese lo que escribia el genio de Gustavo Grabia el 7-8-2010 en Olé: “los de la barra oficial volvieron a pisar con asiduidad el club los días de semana y tienen línea directa con un dirigente que está bien cerquita de la línea sucesoria del presidente. Y este designó a un empleado de apodo Jejo para hacer de nexo en la entrega de los tickets y el dinero”. Y mire esta perlita: Miguel Bomparola fue candidato a décimo vocal suplente por la lista de Passarella. Ahora mire lo que dice esta nota: http://www.ole.clarin.com/notas/2008/04/02/futbollocal/01641990.html

Me dejo todos los papeles y se marchó silbando la misma melodía. Solamente se dio vuelta en el Puente Labruna, miró hacia arriba y le dijo: "¿Qué te cuesta una más? Bajá un rato ¿No querés ser mi héroe en este lío?